Cómo dar de comer a niños inapetentes

Cómo dar de comer a niños inapetentes

En este post vamos a hablar de la inapetencia infantil. Es el término que se utiliza para describir a los llamados “niños inapetentes”, quienes presentan una falta de apetito que puede ser causada por algunas enfermedades, por el calor, por nerviosismo, estrés, o,  simplemente por un periodo temporal habitual en el desarrollo de los niños.

Todos los que somos padres hemos vivido esos periodos de inapetencia infantil que nos han preocupado. De hecho, en la mayoría de ocasiones lo hemos asociado a la incubación de una enfermedad. Pero, como no siempre es así, te vamos dar algunos consejos para sobrellevar esta etapa.

Los padres de niños inapetentes debemos saber que hay periodos en el desarrollo de los niños donde suelen cambiar sus hábitos de comida. Por ejemplo, entre los 15 y 24 meses estarán más pendientes de jugar que de comer. Pero en estas etapas es cuando tenemos que agudizar el ingenio ya que tenemos que hacer comidas en las que aunque los niños coman poco, sepamos que han comido los nutrientes necesarios.

Primer plato

Los platos de cuchara serán una buena opción. Ofrécerles estos platos de primero, que son fáciles de masticar y reúnen una buena cantidad de nutrientes. Los purés, las cremas y las legumbres son platos muy completos incluso en sus recetas frías.

Hay que evitar las patatas fritas, bollos y dulces ya que son poco saciantes y poco nutritivos. Además, con este tipo de alimentos, que son muy sabrosos y palatables, podemos generar rechazo por parte del niño a otros alimentos más sanos pero menos gustosos.

Segundo plato

En cuanto a los segundos, es mejor poner muy poca cantidad, que sean ellos los que decidan cuánto quieren comer.  Es mejor que los niños se terminen todo lo del plato, ya que este hecho genera un efecto motivador que hará que los peques se sientan bien por haberse acabado todo lo del plato. No te preocupes, si se quedan con hambre pedirán más. 😉

Hábitos, rutinas y entorno ideales para niños inapetentes

Mantén la paciencia. Sabemos que a veces es difícil, pero no debemos convertir la hora de la comida en un drama. Es mejor ampliar el número de comidas que los tiempos de estas. Si tu hijo no quiere más se le retira el plato,  y cuando tenga hambre se le vuelve a ofrecer.

También ayuda que las comidas se hagan en un entorno sin distracciones, es decir, sin televisión, móviles o juguetes que puedan distraer al  niño del hecho de comer.

No debemos preocuparnos demasiado porque nuestros hijos estén delgados. Lo importante es que estén sanos y fuertes a pesar de su falta de apetito. Lo importante no es la cantidad de comida, si no la calidad de los nutrientes.


En Cook&Play pretendemos hacer llegar de forma fácil y amena una alimentación sana, variada y llena de nutrientes a los pequeños chefs de la casa. En estos talleres no solo aprenden los valores de los ingredientes, realización de recetas sino también aprenden a colaborar a la vez que se divierten.


 

Fuentes:
http://www.guiadelnino.com
http://www.pequerecetas.com
www.crecerfeliz.es