El curioso origen del término “bizcocho”

El curioso origen del término “bizcocho”

Hay bizcochos de mil tipos, sabores y texturas; los hay clásicos y más originales. Seas cuales sean sus características, lo cierto es que el bizcocho es una receta básica de la repostería internacional y que su fama se extiende por todo el mundo.

Pero, ¿por qué es esta deliciosa receta tan popular? El curioso nombre de este plato puede darnos la clave de su fama.

El término bizcocho proviene del latín “bis coctus”, que significa “cocido dos veces”. Se refería a una especie de pan que se cocinaba antiguamente y que tras un tiempo de horneado, se retiraba de su molde y se volvía a cocinar..

Se dice que la técnica del doble cocido para el bizcocho proviene de la que se empezó a usar de manera casual para unos panes que se llevaban en los barcos que hacían largas travesías oceánicas, y que debían llevar todas sus provisiones a bordo durante estos largos períodos de tiempo. De manera accidental se descubrió que el pan doblemente cocido aguantaba mejor los rigores del tiempo y era menos propenso a los ataques de ratones, insectos, etc…

Este tipo de torta doblemente cocida de los viajes oceánicos poco tenía que ver con la esponjosidad y el sabor dulce de los bizcochos actuales. Lo que sí que se conservó fue el nombre primitivo “bis coctus”, que por evolución fonética  acabó derivando en “bizcocho”.

La gastronomía está llena de historias curiosas e interesantes como ésta. Por ello, en nuestras clases de cocina para niños, hablamos a los alumnos de historia, geografía y otras materias relacionadas con los alimentos. Así, al mismo tiempo que se interesan por la cocina y los hábitos alimentarios sanos, complementan el aprendizaje de otras materias, lo que potencia su desarrollo cognitivo.

Si quieres que tus peques aprendan sobre los secretos de la cocina y de una alimentación saludable, no dudes en informarte de todos nuestros talleres de cocina para niños.